Presentó Gaby Ceballos Reforma sobre la Educacion Inicial en la Primera infancia


Con su venia Diputado Presidente
Compañeros Diputados
Amigos de los medios de comunicación
Ciudadanos que nos honran con su presencia
Amigos todos
Como integrante del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional de ésta Septuagésima Cuarta Legislatura, con las facultades conferidas en la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, así como en nuestra Ley Orgánica, me permito presentar Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforma el artículo 138 y se reforma y se adiciona un párrafo al artículo 139 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán.
“Todo por amor, nada por la fuerza”….
…era el lema de Victoria y Emilia Barcia Bonifatti, quienes dirigieron el primer Jardín de la Infancia que comenzó a funcionar un 25 de mayo de 1931; ese lema debe seguir vigente, porque el amor es primordial en la formación de todo niño en el universo…pero primero, busquemos garantizar la cobertura educativa a todos nuestros niños.
El derecho a la educación es un derecho humano, y como tal, el Estado tiene la obligación de garantizarlo mediante los medios, políticas públicas y normas adecuadas; la educación inicial enmarca un sector de la población que cuenta con la capacidad de goce del derecho a la educación, garantizar este derecho fundamental debe ser un compromiso de todos los poderes, de todos los niveles.
Presento ésta propuesta, consciente que depende de una iniciativa presentada hace unos días en el Senado de la República, pero segura estoy de que, en el Congreso de la Unión y en su momento en este Poder Legislativo, contará con el apoyo de todas las expresiones políticas, y por tanto, dará pauta al planteamiento que hacemos para reformar la Constitución de nuestro Estado.
Y tengo la convicción de que será realidad, porque nadie podrá estar en desacuerdo de que el desarrollo del niño es la base para el desarrollo comunitario y por ende, el desarrollo económico en sí mismo. Además, la niñez es el “fundamento potencial de una sociedad próspera y sostenible”; la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) define a la primera infancia “como un periodo que va del nacimiento a los ocho años, y constituye un momento único del crecimiento en que el cerebro se desarrolla notablemente. Durante esta etapa, los niños reciben una mayor influencia de sus entornos y contextos”.
Los tipos de crianza tienen un impacto directo tanto en el desarrollo de lenguaje como en el cognitivo, ya que las interacciones que se dan entre el adulto y el niño influyen en la formación de circuitos cerebrales básicos. Asimismo, las primeras experiencias de los niños se relacionan con su predisposición genética para construir la arquitectura cerebral. El desarrollo socio emocional sano deriva en un bienestar en el niño que tiene un consecuente desarrollo cognitivo adecuado.

Por ello, garantizar una educación inicial, creaando condiciones óptimas de desarrollo en la primera infancia es eficaz y probablemente, sea menos costoso que las soluciones que se dan a los problemas detectados en edades más avanzadas.
En nuestro país, si tenemos legislación que contempla etapas de la primera infancia, como la Ley General de Educación, que estipula la obligación del Estado a prestar servicios educativos de calidad para lograr el aprendizaje en los educandos, incluyendo a los preescolares, es decir, a los niños y niñas entre 3 a 5 años.
En la Ley General de Educación como la Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil, así como otras normas administrativas, han procurado considerar, entre los sujetos beneficiados por la educación de calidad y servicios de desarrollo integral, a las niñas y niños de cero a 6 años (u 8 años como lo considera UNICEF), que están en la “primera infancia”.
Es necesario seguir legislando para fortalecer los servicios para el Desarrollo Infantil Temprano. Se necesita que las políticas públicas en este sentido sean de calidad, equitativas y sostenibles, con focalización en intervenciones de los menores pertenecientes al percentil más pobre del país; con el objetivo de lograr una base equitativa al inicio de la vida; estableciendo la obligatoriedad del Estado de brindar el nivel educativo inicial, se avanza en la construcción de una sociedad con personas con un desarrollo pleno desde momentos previos a su concepción.
La educación inicial, comprende las fases preconcepcional, concepcional, prenatal, natal y posnatal hasta los tres años; por eso, cuando hablamos de primera infancia, y en especial al referirnos sobre educación inicial, el sistema debe ser entendido como proceso, y no como suceso o acontecimiento aisaldo. Partiendo de la premisa de que la educación es un proceso, una construcción aquitectónica es indispensable tomar en cuenta las fases que se mencionan.
A nivel nacional, la población que abarca la educación inical presentamos información del Censo 2010, donde aproximadamente 12,315,735 mexicanos se encuentran en el rango de edad de 0 hasta los 36 meses de edad. En Michoacán tenemos que la cobertura sería de más de 250,000 niños de 0 a 3 años de edad.
La Educación Inicial se basa en una relación interactiva e integrada entre los padres de familia y sus hijos; por lo tanto, es una educación incluyente de la familia y la sociedad. Retoma y se vincula con las prácticas de cuidado que se dan en la familia, por ello, el trabajo y la participación de los padres se convierte en un proceso clave para desarrollar las medidas de intervención formativa de los menores. Esta interacción constituye un verdadero diálogo y propicia un intercambio de complejidad creciente que permite el desarrollo del niño, dentro de un marco afectivo que propicie desarrollar al máximo sus potencialidades para vivir en condiciones de libertad y dignidad.
Compañeros, medios de comunicación, público en general, como decía Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”.
Juntos hay que atrevernos, por nuestros niños, a cambiar al mundo.
ES CUANTO DIPUTADO PRESIDENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *