EN LA ESPIRAL


Vicente González García
“LOS JÓVENES DEBEN SER PORTADORES Y CONSTRUCTORES DE PAZ Y BIEN Y ENTRAR EN ARMONÍA CON LA CULTURA DE A VIDA”
“No es posible ser cristianos sin Iglesia, ni vivir la fe de manera individualista sacando del horizonte de la vida y de nuestras preocupaciones cotidianas a los hombres y mujeres con quienes compartimos nuestro caminar por la historia. Por ello la vocación cristiana incluye el llamado a construir comunidades fraternas y justas; el compromiso de servir al hermano y de buscar juntos los caminos de justicia y ser constructores de paz. DE ESTA MANERA LA IGLESIA ES FIEL A SU ESENCIA MISMA QUE ES SER SACRAMENTO DE UNIDAD ENTRE DIOS Y LA PERSONA HUMANA, DE LOS HOMBRES Y MUJERES ENTRE SÍ” (Concilio Vaticano II, Constitución dogmática Lumen gentium, No. 1).
A partir de lo citado por la Doctrina de la Iglesia Católica, que sigue insistiendo y exhortando no solamente a los bautizados en la fe Católica, sino, a todas las personas de buena voluntad a proponernos metas más grandes y humanas y darles su cabal cumplimiento, la realidad es que como sociedad nos sigue faltando la voluntad y firme decisión de atender dicho llamado.
El planteamiento, es a partir de conocer las soluciones reales que existen PARA RESOLVER LOS PROBLEMAS MORALES que día a día siguen flagelando la unidad familiar, toda vez que éstos, van en contra del orden natural de las cosas establecidas por Dios, y rompen los lazos de toda sociedad humana.
Los problemas morales que enfrentamos hoy en día, so reflejo fiel de una soberbia de dimensiones incalculables, que se apodera del rostro natural de una sociedad timorata que cierra los ojos a sus obligaciones fundamentales, y los abre para seguir amando “la vanidad y buscar la mentira que justifique sus ruindades y/o libertinajes”.
Estos espejismos de supuesta felicidad que muchos seguimos resguardando para evitar arrojar fuera de sí “ese contagio de que hemos sido objeto por culturas externas”, hoy en día, sigue convirtiendo en “inútiles y vanos” esos buenos deseos de cambio hacia la conversión integral que tanto necesitamos,
Tal pareciera que a nuestra conciencia la queremos seguir asfixiando para procurar “ese desorden social anarquista” que no presenta otra alternativa de vida, sino, un conjunto de cosas pasajeras entre las que se cuentan, los ídolos del poder y la riqueza; ídolos que por cierto, llevan implícito los nefastos y catastróficos males de la violencia, asesinatos, robos, secuestros, drogadicción, alcoholismo, pornografía, abortos, divorcios, desintegración familiar, y una interminable lista de males, a los que por cierto, “NADIE QUEREMOS HACERLES FRENTE Y MENOS AÚN RESPONSABILIZARNOS, SINO TODO LO CONTRARIO, “¡¡BUSCAMOS LA FORMA DE EXIMIRNOS DE TODA CULPA!!”.
Nadie ignoramos que el origen de toda sociedad son las familias que la conforman: Es decir, mi familia, tu familia y la de los demás. Pero, ¿quiénes son los responsables de educar y formar a los hijos? ¡¡Claro que somos los padres de familia!!
Entonces, ¿quiénes tienen el compromiso inexcusable de guiar por buen camino a los jóvenes y que estos no recurran a las drogas ni se alcoholicen; que no roben ni asesinen; que no violen ni secuestren, sino más bien, que recapaciten y rechacen en todo momento las formas de vida que invitan a ejercer la violencia en su más clara expresión?
Claro que, somos los padres de familia quienes tenemos el deber insalvable de que nuestros hijos se formen criterios sólidos orientados al compromiso de ser portadores y constructores de paz y bien, y de entrar sin titubeo alguno en armonía con “la cultura de la vida”.

Si como sociedad deseamos pues encontrar respuesta y solución a los graves problemas que nos siguen destrozando como familia y sociedad, recordemos que la Doctrina Social de la Iglesia Católica tiene esas respuestas ciertas para la solución de esas problemáticas de dimensión incalculable.
Que se nos olvide que: “CRISTO ES EL MODELO PERFECTO DE CÓMO SE VIVE LA VIDA; ÉL MISMO ES LA VIDA DIVINA QUE SE NOS COMUNICA. ÉL ES LA MEDIDA, EL HOMBRE VERDADERO, LA MEDIDA DEL VERDADERO HUMANISMO. POR ELLO ESTAMOS CONVENCIDOS QUE LA TRANSFORMACIÓN INTERIOR DE LA PERSONA HUMANA, EN SU PROGRESIVA CONFORMACIÓN CON CRISTO, ES EL PUNTO DE PARTIDA ESENCIAL DE UNA RENOVACIÓN REAL DE SUS RELACIONES CON LAS DEMÁS PERSONAS”.
De igual forma, debemos saber que: “NO SE LLEGA A SER DISCÍPULO POR UNA DECISIÓN CONVENCIONAL DE TIPO ÉTICO, POR FILANTROPÍA O COMO RESULTADO DE UN RAZONAMIENTO FILOSÓFICO. LA FE NO ES PRODUCTO DE NUESTRO PENSAMIENTO; LA FE ES UN DON DE DIOS. SE LLEGA A SER DISCÍPULO POR EL ENCUENTRO PERSONAL CON EL SEÑOR JESÚS, QUE NOS REVELA PLENAMENTE EL MISTERIO DE DIOS”. (CONFERENCIA DEL EPISCOPADO MEXICANO. “QUE EN CRISTO NUESTRA PAZ MÉXICO TENGA VIDA DIGNA”.)
Es tiempo que despertemos de esa somnolencia y nos demos cuenta que, “LA PASIÓN, EMOCIÓN, Y FIEBRE” desordenadas de nuestros jóvenes LES OSCURECE LA RAZÓN Y LA MORAL, y una vez que se encuentran sumergidos en un estado delirante, este, NO LES PERMITE DESCUBRIR SUS VALORES, SUS POTENCIALIDADES, SUS DONES Y SU CAPACIDAD PARA “AMAR AUTÉNTICAMENTE”.
Debemos acompañarlos en su caminar para ayudarles a entender que en lugar de drogas, alcohol, y otros vicios más, DEBEN TOMAR COMO MODELO DE VIDA EL EVENGELIO.
La palabra de Dios, en cada instante de sus vidas, les mostrará la dirección exacta que deben seguir para alcanzar el propósito de sus vidas, que no es otro, sino: “ALCANZAR LA VIDA PERFECTA SIN LA MUERTE, LA VERDAD SIN EL ERROR, Y EL AMOR SIN EL ODIO O EL HASTÍO”
Caminemos con ellos. Es nuestro deber instruirlos en los VALORES HUMANOS Y CRISTIANOS. ¡¡NO ELIJAMOS, como siempre lo hacemos, LAS SOLUCIONES MÁS FÁCILES NI LAS QUE NO CUESTAN TRABAJO, TAMPOCO LAS QUE NO REQUIEREN SACRIFICIO ALGUNO!!
¡¡YA BASTA DE SER ESE TIPO DE PADRES PINCHURRIENTOS Y VALEMADRISTAS!! ¡¡LOS HIJOS NO SON PROPIEDAD NUESTRA!! ESTOS, SON UN ENCARGO QUE DIOS NOS HIZO. ¡¡DIOS, NOS HIZO CONFIANZA Y NOS LOS ENTREGÓ PARA QUE LOS EDUCÁRAMOS Y FORMÁRAMOS EN PERSONAS DE BIEN!!.
¡¡JAMÁS NOS LOS DIÓ EN CONFIANZA PARA QUE LOS DESCUIDÁRAMOS, TAMPOCO PARA UTILIZARLOS EN PROVECHO DE NUESTROS MEZQUINOS E INHUMANOS INTERESES!!
¡¡ES UNA VERDADERA VERGÜENZA QUE como padres de familia, responsables directos de la educación y formación de nuestros hijos, LA PROPUESTA DE CRISTO, LASTIME NUESTROS CASTOS OÍDOS; TEMAMOS QUE MERME NUESTRAS ABULTADAS CUENTAS BANCARIAS; Y QUE EL POLVO DE NUESTRA INDIFERENCIA ENSUCIE LA PERVERSIDAD DE NUESTROS OJOS Y LA OFICINA DE NUESTRO GOLOSO, MATERIALIZADO Y MUNDANO CEREBRITO!!
Hoy, aún estamos a tiempo de reunirnos en familia e ir al encuentro del recién nacido, sólo que para encontrarlo, entrar a contemplarlo, y sentir su santa presencia, es necesario hacer una seria enmienda de nuestros actos y doblegar con verdadera humildad ese falso orgullo del que hacemos tanto jolgorio.
………..Hasta la próxima, si Dios, nos lo permite…….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *