Cuatro años de destrucción y promesas incumplidas: Marko Cortés Mendoza

Ciudad de México, a 3 de julio de 2022

• A cuatro años del proceso electoral de 2018, en materia económica, en seguridad, en salud y en otros rubros prevalece el retroceso

• El mes de mayo el más violento para México en 2022 con 2,472 homicidios, pero según el presidente de la República: “vamos bien”

• Enfrentamos la peor escalada de precios en los últimos 21 años y a la gente ya no le alcanza para nada

Solo el presidente López Obrador y sus fieles seguidores pueden festejar la pérdida de empleos, la altísima inflación, el incremento del número de pobres, el aumento de la violencia y la destrucción del sistema de salud; solo ellos festejan la regresión de un régimen que usa políticamente las instituciones para amedrentar y perseguir a los opositores, que concentra el poder y el dinero público, que se cierra al diálogo y a la construcción de acuerdos que permitan resolver los crecientes problemas del país, afirmó el presidente del Partido Acción Nacional, Marko Cortés Mendoza.

Agregó que el gobierno celebra el cuarto aniversario del proceso electoral de 2018, pero en el balance democrático, en política social, en materia económica, de salud y en seguridad, prevalece un claro retroceso que empobrece a la gente, que limita libertades y que cobra vidas de inocentes.

«Desde que ganó Morena en 2018 llevamos cuatro años de destrucción y de promesas incumplidas; se nos ofreció un México con crecimiento y menos violencia, pero lo que vemos es mayor desempleo e inseguridad. Se nos prometió el fin de la corrupción, pero hoy es evidente y burda en el círculo más cercano al presidente; la corrupción ya es el sello de Morena y su gobierno», añadió.

Cortés Mendoza señaló que, en estos cuatro años, el presidente López Obrador ha hecho del combate a la corrupción su principal instrumento de propaganda, pero en los hechos sus familiares, amigos y funcionarios públicos más cercanos están enlodados en la más completa impunidad, prometieron terminar con las adjudicaciones directas y no solo no las acabaron, las incrementaron para discrecionalmente asignar contratos y poderse beneficiar.

«A cuatro años de que ganó la presidente, solamente, como un dato relevante, tuvimos conocimiento de la casa gris en la que está involucrado su hijo José Ramón, su nuera y un contratista de Petróleos Mexicanos por la asignación millonaria de contratos, sin que hasta la fecha se haya realizado una investigación a satisfacción de los mexicanos, esto sin hablar de otros casos de corrupción de los hermanos del presidente y los funcionarios públicos, coludidos con proveedores amigos del régimen», destacó.

Al mismo tiempo, continuó, el presidente López Obrador ha generado una democracia a modo, en donde la transparencia, la rendición de cuentas y los contrapesos son los principales obstáculos a destruir, como lo demuestra con su propuesta de reforma electoral, en la que pretende desaparecer al Instituto Nacional Electoral, buscando también controlar al árbitro electoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.